Psicología de adultos

Puedes necesitar ayuda psicológica si estas percibiendo uno o varias situaciones de tu vida que te generan malestar, inquietud o preocupación. En consecuencia a esta percepción de la realidad, no consigues hacer las cosas tal y como las hacías antes o reaccionas de manera inapropiada, hecho que acentúa que la situación se continúe percibiendo de una manera negativa.

Los trastornos del estado de ánimo y la baja autoestima, pueden afectar a una parte importante de la población. Algunas de las persona que lo padecen, a causa del estilo de vida en el que vivimos, el problema puede quedar enmascarado y ni ellas mismas ni las personas del alrededor saber que existe. Algunos de los síntomas a los que deberíamos prestar atención son:

  • Tristeza
  • Falta de interés en actividades que antes te gustaban
  • Pérdida de energía
  • Desilusión
  • Falta de concentración
  • Alteraciones del hambre
  • Problemas con el sueño
  • Sentimientos de inutilidad
  • Pensamientos negativos
  • Dificultad para tomar decisiones

Si te identificas con algunos de los síntomas citados anteriormente, es porque has tomado la decisión de cuidarte y de pedir ayuda profesional en este momento de tu vida tan difícil para ti. Eres muy valiente por ello, ya que reconocer que necesitamos ayuda es el principio del proceso al cambio.

Durante este camino:

  1. Trabajaremos juntos para elaborar un plan terapéutico adaptado a ti y a tus necesidades
  2. Fortaleceremos tus propios recursos para que seas tu mismo/a quien se enfrente a la situación
  3. Te ayudaré a potenciar nuevas estrategias de afrontamiento que te servirán para que en un futuro te enfrentes a las adversidades de una manera más funcional y adaptativa

Si en cambio, identificas algunos de los síntomas en un familiar, en tu pareja, en un amigo o en algún conocido, la mejor manera de ayudarle es aconsejarle que busque ayuda profesional.

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

Mahatma Gandhi